La noche fue de Walter Oropel en “Soñando…”

08/06/2012 | 03:57

Este jueves 7 de junio, el artista no vidente iluminó Río Grande con su voz y recibió dos grandes sorpresas en Soñando por Cantar, el programa que conduce Mariano Iúdica en El Trece.

Una pasión incontrolable colmó el Centro Deportivo Don Bosco de Río Grande en un lugar que no podía llamarse de otra forma que Tierra del Fuego. A 2500 kilómetros de Ideas del Sur y El Trece, la productora y la emisora mudaron su infraestructura al “fin del mundo”. “Es increíble que en un lugar con tanto frío encontremos uno de los públicos más calientes de todo el ciclo”, confesó Lerner.

Fue el debut, además, de Paz Martínez como jurado del ciclo. El autor compartió el rol con Joaquín y Lucía Galán y con Lerner. Los cuatro astros de la canción popular eligieron a cinco ganadores: la ama de casa Leticia Moreno, el arquitecto Rodolfo Rojas, la cantante Cintia Galeano, la vendedora Cecia Henriquez y el artista no vidente Walter Oropel.

EL SUEÑO DE WALTER

Éste último fue la nota destacada de la jornada. Los 7 mil espectadores lo recibieron explosivamente como si fuesen cómplices de la sorpresa que finalmente le dieron. Walter comentó que de no contar con la insistencia de su familia y su hijo Alejo no se hubiese presentado al casting. Suerte que lo hizo. Suerte por él, que venía de una gran decepción: en una presentación en Salta le habían robado su teclado. Oropel cantó “Dígale” de David Bisbal y conmovió a todos. El jurado se paró para abrazarlo y Lerner le confesó sus ganas de cantar a dúo.

Fue entonces que la producción puso dos pianos en el escenario. Uno para el participante y otro para el compositor. Juntos entonaron “Amarte así” y Mariano Iúdica le anunció a Walter que sus vecinos habían hecho una colecta para regalarle el piano que había tocado. Su emoción contagió a todo el público que lo reconoció con una ovación. “Muy pocas veces en la vida me emocionaron tanto”, cerró Lucía Galán. Pero eso no fue todo: a la hora de elegirlo como ganador, los Pimpinela le dijeron que junto con Oscar Mediavilla lo ayudarían a producir un disco.

ESCUCHEN SU VOZ

Frente a su marido y bebé, otra ama de casa con hobbie de cantante la rompió. Leticia Moreno entonó “Oye” (Beyonce) y vaya que hizo escuchar su voz. El jurado la aplaudió en forma unánime. “Un placer enorme escucharte, Leticia. Sentí que fuimos espectadores de una enorme cantante con una voz preciosa” (Joaquín). Luego, el arquitecto Rodolfo Rojas construyó un momento único cuando cantó “Un vestido y una flor” (Fito Paez) con mucha dulzura. Comentó que por armar su familia postergó sueños musicales y Lucía lo animó a retomar.

Envuelta en un hermoso vestido blanco, Cintia Galeano agradeció el “make up” que le brindó la producción y vocalizó “Only you”, de Los Plateros. El jurado amagó con retirarse del show ante tamaña presentación de la empleada administrativa. “Me hizo acordar a Estela Raval que tenía una versión impresionante de ese tema”, reconoció Paz Martínez. Los nervios no lograron detener a la vendedora de ropa Cesia Henríquez (“Take my breath away”, Berlín) que revivió aquel soundtrack de Top Gun y emocionó a todos por querer donarle un riñón a su padre.

MUY BUEN NIVEL EN TIERRA DEL FUEGO

En un programa sin eliminados, pasaron el profesor de guitarra Eduardo Quintero (“Rock de la cárcel”, de Elvis Presley); el trío Walter Corbalán-Nino Carballo Roberto Andrada ( “Penas y alegrías en el amor”, Los Nocheros), el estudiante Gustavo Ruiz Díaz (“Tears in heaven”, Eric Clapton); el dúo Cheli Espinoza – Cheque Torres (introdujeron el folklore con “Balderrama”); la vendedora de un shopping Aylén López (“O mio babbino caro”, Puccini); la pareja formada por Ariel Navarro y Susana Casco (le dedicaron su “Zamba para olvidar” a sus dos hijos); la instrumentadora quirúrgica Andrea Jalil (“Sabor a mí”) y Yanina Cejas, que después de haber interpretado “Mi último blues” (Celeste Carballo) fue proclamada por Lerner como la princesa del blues. Por último, hubo tiempo para recordar una causa que aún le duele a los patagónicos: la desaparición de Sofía. Rubén Majul y el “Negro” Santillán solicitaron que no se abandone la búsqueda.

¿QUE PASÓ ENTRE LUCÍA GALÁN Y MARCO ANTONIO SOLÍS?

Un operario de una fábrica, Emanuel Aragón, le cantó a la “primavera” (Marco Antonio Solís), superando los nervios y levantó por los aires a Iúdica. “Esta canción es muy especial para mí”, reconoció Lucía, “¿si pasó algo con Marco Antonio? ¡No! Es un hombre casado, no lo haría ni lo volvería a hacer”. ¿Quedó claro?

 

 

 

Los comentarios están cerrados.